Suscripción NEWSLETTER

Suscribir

Registra tu mail

Buscar en el sitio

Ministra Jiménez hace llamado a sector industrial a invertir en proyectos de eficiencia energética

La Titular de Energía fue la encargada de abrir seminario, en que se reveló encuesta que concluye que sólo el 25% de las empresas del sector industrial ha invertido en eficiencia energética.

La Eficiencia Energética es “el primer combustible”. Con esa afirmación, la ministra de Energía, Susana Jiménez dio inicio al Seminario organizado por el Ministerio de Energía y Corfo.
En la ocasión, la secretaria de Estado explicó que en muchos países en vías de desarrollo el aumento del gasto energético va de la mano con el aumento del producto interno bruto.

“Sin embargo, de acuerdo al Energy Efficiency 2018, de la Agencia Internacional de Energía (AIE), el aumento de la eficiencia por sí solo podría permitirle al mundo extraer el doble de valor económico de la energía que utiliza, en comparación con la actual”, tras lo cual la ministra hizo hincapié en que “hay un gran espacio para aumentar el crecimiento económico sin aumentar el gasto en energía”.

En su alocución, la ministra Jiménez explicó que los dos estudios realizados entregarán importantes datos del estado actual de la eficiencia energética en el sector industrial.

El primero de ellos, realizado por el Centro de Energía de la Universidad de Chile en conjunto con el Ministerio de Energía y la Agencia de Sostenibilidad Energética, entrega un diagnóstico de la eficiencia energética en el sector industrial.

“Este estudio entregó un dato interesante y desafiante a la vez. Tan solo el 25% de las empresas del sector industrial ha invertido en un proyecto de eficiencia energética, con consecuentes ahorros en sus procesos productivos”.

En ese entendido, Susana Jiménez recordó que el ministerio cuenta con líneas de fomento que son implementadas en conjunto con la Agencia de Sostenibilidad Energética, destacando entre ellas el programa de apoyo a la implementación de sistemas de gestión de la energía, los cursos de capacitación para formar gestores energéticos profesionales “Industrial Energy Manager”, y el programa de asistencia integral a micro, pequeñas y medianas empresas “Gestiona Energía MiPyMe”.

“Aprovecho de comentarles que se encuentran abiertas las postulaciones para ser asesoradas al menos 500 MiPyMe a lo largo del país”, resaltó la ministra.

En lo referente al segundo documento, la ministra explicó que se refiere a las ventas realizadas en 2017 por más de 40 empresas que trabajan en eficiencia energética, entregando datos del tamaño del mercado, que son relevantes para crear interés en las instituciones financieras.
“En este sentido, nuestro desafío es que cada vez más instituciones financieras se familiaricen con la eficiencia energética y apoyen a los emprendedores financiando sus proyectos en esta materia”, señaló la autoridad.

Por su parte, la gerenta Corporativa de Corfo, María de los Ángeles Romo explicó que “entendemos el impacto del crecimiento sustentable de las empresas y de la comunidad completa, por lo tanto, el desafío a corto plazo es habilitar líneas de financiamiento para incentivar la inversión en este mercado. En octubre Corfo abrirá una línea de crédito específica para que la banca se atreva a invertir en empresas con proyectos de eficiencia energética, ERNC y otras iniciativas que ofrecen una mejora medioambiental en sus procesos productivos”.

Importancia de la Eficiencia Energética

Así también, Susana Jiménez resaltó que la eficiencia energética reduce las emisiones y que -tal como lo menciona el estudio de la AIE- “las políticas de eficiencia adecuadas podrían, por sí solas, permitir que el mundo logre más del 40% de los recortes de emisiones necesarios para alcanzar sus objetivos climáticos sin necesidad de nuevas tecnologías”, a la vez que se mejoraría la seguridad energética, porque la Eficiencia Energética es “el primer combustible”.

Respecto de las acciones emprendidas en este ítem por el Ministerio de Energía, la ministra explicó que la eficiencia energética tiene un rol fundamental, siendo uno de los ejes centrales de nuestro 10 mega compromisos. “En primer lugar, asumimos plenamente el postulado que la mejor energía es aquella energía que no se usa. En efecto, la eficiencia energética resulta de especial relevancia porque es un instrumento que en la lógica de la sostenibilidad apunta a generar beneficios ambientales, así como también ayuda a disminuir los costos energéticos, mejorando la competitividad de nuestras empresas”, sostuvo Jiménez, a la vez que recordó la importancia de del envío de un Proyecto de Ley de eficiencia energética, -cuya idea de legislar fue aprobada por unanimidad en el Senado y se tramita actualmente en la Comisión de Minería y Energía-, “relevando esta temática al más alto nivel del debate, y de los procesos de toma de decisiones en el país”.

Los estudios

La Primera Encuesta Nacional de Eficiencia Energética en Empresas productivas, realizada por el Centro de Energía de la Universidad de Chile, en conjunto al Ministerio de Energía y la Agencia de Sostenibilidad Energética, tuvo por objetivo caracterizar el nivel de desarrollo de distintas acciones de eficiencia energética en el sector industrial y productivo del país, mientras que el estudio de la oferta de productos y servicios energéticos propendió a conocer más en profundidad qué empresas son, qué servicios prestan en qué áreas y cómo se financian dichos proyectos.

La encuesta del sector industrial muestra que si bien un 78% de las empresas del sector declara que han realizado al menos una acción de eficiencia energética en sus instalaciones, un 32% ha realizado acciones que impliquen ahorros directos de energía en sus procesos principales. Esta brecha depende fuertemente del tamaño de las empresas, siendo las empresas grandes las que más acciones han realizado y las empresas pequeñas las que presentan mayores brechas en estas características.

  

Respecto del estudio de mercado desde la oferta de productos y servicios de eficiencia energética, éste confirma que existe un sector altamente especializado con una oferta integral de productos, ingeniería y consultoría, implementación y construcción; venta de equipos y elementos ligados a eficiencia energética en diferentes sectores productivos y los cuales realizan esfuerzos privados para autofinanciarlos, en diferentes tipos de contratos, incluido el modelo ESCO.

  

En relación con el personal asociado a las empresas encuestadas, trabajan un total de 14.622 personas, de las cuales sólo el 15% son mujeres (2.219), siendo 688 (31% del total de mujeres) contratadas de manera indirecta, o subcontratadas. Esta cifra, para los hombres aumenta, pues 5.253 de los 12.403 son subcontratados (un 42%).

 

Según la gerente general de Anesco Chile A.G., Mónica Gazmuri, ambos estudios dan cuenta de la oportunidad de crecer y avanzar en esta

materia y poder vincular la oferta y demanda que permita una industria más fuerte y con mayores resultados. “Del estudio de la industria, debo destacar los resultados del gremio, el cual da cuenta del gran esfuerzo de ventas y la variada oferta que realizan las empresas especialmente de menor tamaño, la promoción de la eficiencia energética en su forma más transversal; así como también la expertise en el desarrollo ESCO en Chile”.

Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia de Sostenibilidad Energética, Ignacio Santelices, destacó que ambos estudios entregan información relevante para orientar el trabajo de la AgenciaSE con la Industria y la Minería. “Consideramos que es imprescindible para avanzar en eficiencia energética que las empresas consideren este tema como algo propio de su negocio, y no como un servicio que les presta un tercero que viene a interrumpir sus procesos de producción. Por ello es importante que las empresas energointensivas cuenten con Sistemas de Gestión de la Energía y gestores energéticos al interior de ella”, afirmó.