Suscripción NEWSLETTER

Suscribir

Registra tu mail

Buscar en el sitio

  • ESCO_EFI

ESCO

Las Empresas de Servicios Energéticos o ESCOs (Energy Services Companies) surgieron en países industrializados (Europa y EEUU) hace más de 25 años como una vía para superar las principales barreras para la implementación de proyectos de Eficiencia Energética.

A nivel latinoamericano las ESCOs constituyen un negocio de rápido desarrollo con un potencial de mercado muy atractivo, que ha sido desarrollado en países como México, Uruguay, Brasil y actualmente en Chile.

Definición

Las ESCOs son empresas que están orientadas a mejorar la forma en que se utiliza la energía. Una ESCO ofrece implementar soluciones de eficiencia energética en todo el espectro de proyectos, facilitando el acceso al financiamiento para su ejecución. El proyecto se paga con el ahorro generado.

Servicios que ofrece una ESCO

– Estudios de oportunidades de ahorro de energía.

– Evaluaciones de rentabilidad.

– Diseño de soluciones, desarrollo de ingeniería de detalle y construcción.

– Implementación y verificación del cumplimiento de los resultados esperados.

– Apoyo y facilitación para el acceso de financiamiento.

Beneficios para el cliente de una ESCO

– Nuevos negocios. El cliente identifica nuevas oportunidades de negocios dentro de su empresa.

– Baja inversión inicial del cliente. La ESCO o el agente financiero aporta los recursos necesarios y la inversión se recupera con los ahorros generados por los proyectos de ahorro de energía.

– Garantía de resultados. Los pagos se relacionan directamente con los resultados medidos que se obtienen del proyecto de Eficiencia Energética implementado.

– Ahorros energéticos y económicos de largo plazo. Los ahorros se mantienen aún después del período de contratación.

– El cliente se enfoca en su negocio, sin tener que preocuparse más que por brindar las condiciones mínimas para el desarrollo del proyecto.

– Transfiere riesgos técnicos y financieros a la ESCO, ya que su rentabilidad está directamente asociada al éxito del proyecto.

– Optimización de proyectos técnicos, porque la ESCO tiene una visión orientada a la eficiencia.

Elementos claves de una ESCO

1. Contratos por desempeño. Son instrumentos legales que especifican las condiciones para el desarrollo de proyectos de eficiencia energética, de manera tal que las inversiones realizadas puedan recuperarse a través de los ahorros económicos generados.

En este contrato se detallan:

– La línea base o consumo de referencia de las instalaciones.

– Las mejoras y las medidas para conseguir los ahorros de energía.

– La garantía de los ahorros de energía.

– El procedimiento de medición y verificación de ahorros.

– El periodo de recuperación de la inversión.

2. Plan financiero. El plan puede contemplar las siguientes posibilidades:

– Ahorros compartidos. La Inversión asociada al proyecto de Eficiencia Energética es asumida completamente por la ESCO.

– Inversión compartida entre el cliente y la ESCO.

– Ahorros garantizados. La inversión asociada al Proyecto de Eficiencia Energética es asumida completamente por el Cliente.

– Modo de financiamiento por terceros.

Para todas las opciones contempladas dentro del plan financiero la ESCO garantiza los ahorros de energía.

3. Plan de medición y verificación. El plan contiene el marco metodológico y conceptual para medir y verificar de forma efectiva y transparente el ahorro energético resultante de la implementación de medidas de Eficiencia Energética.

También incluye todos los detalles de cómo serán calculados los ahorros de energía, para cada una de las medidas de Eficiencia Energética propuestas.

Etapas en el desarrollo de un proyecto tipo ESCO

Para efectos de comprender los flujos de dinero que tienen lugar en un proyecto de estas características, podemos dividir el proceso de un proyecto ESCO en tres grandes etapas:

1. Antes de la realización del proyecto. Aún no se han realizado inversiones y, por lo tanto, no se ha aprovechado el potencial de ahorros energéticos y económicos.

2. Duración del contrato (generalmente de 3 a 5 años). Una vez realizado el proyecto, y durante un tiempo menor a la vida útil del mismo, los ahorros son compartidos entre el usuario y la ESCO, para la recuperación de su inversión.

3. Vida útil después del período de contrato. Los equipos son ya propiedad del usuario de energía (contrato de compra-venta) y todos los ahorros generados son en beneficio del usuario, quien se responsabiliza de la operación y mantenimiento. Ya no existe relación contractual.